CategoríaEstores y cortinas

Decora tu oficina con detalles con estilo

Si quieres decorar tu despacho con estilo y con verdadero gusto, te ofrecemos cuatro sugerencias que te ayudarán a conseguir un lugar de trabajo agradable en el que no solo te gustará estar, sino en el que también te gustará recibir a tus clientes.

Coloca persianas venecianas de aluminio: Personalízalas con el logo de tu empresa o con el nombre de tu despacho y tendrás unas persianas diferentes, muy fáciles de limpiar, con las que no necesitarás tener cortinas y que darán luminosidad a tu despacho. Sin duda, la solución más eficaz y más limpia para tener intimidad y control de la luz.

Fotografías artísticas en lugar de cuadros: Si no tienes dinero para cuadros originales de pintores conocidos a nivel de tu ciudad, lo mejor que puedes hacer es olvidarte de reproducciones cutres o de láminas e invertir en unas buenas fotografías artísticas. Las puedes conseguir por precios muy económicos en galerías de arte online y le darán a tu despacho una imagen muy actual, fresca y diferente del resto.

– La mesa de escritorio, original y de calidad. La mesa de escritorio es el elemento principal de un despacho y tiene que decirlo todo sobre quién ahí trabaja. Por eso, si quieres dar una imagen moderna tendrás que apostar por una mesa con formas originales, que sea amplia y cómoda pero a la vez que llame la atención por su diseño. Si quieres dar una imagen más clásica, apuesta por un escritorio en líneas rectas, minimalista pero de gran calidad. Lo que no quedará bien prácticamente en ningún caso es el escritorio de madera recargado y con pinta de haber superado ya varias generaciones que se podía ver antes en todos los despachos y que hoy ofrece una imagen muy rancia.

– No olvides las plantas. El toque natural de las plantas es muy especial y no se puede sustituir por nada. Si tu despacho es grande pon una planta de gran tamaño para destacarla y darle personalidad. Pero si la habitación es muy pequeña, opta opta por plantas más discretas en la parte de arriba de la estantería o incluso colgadas del techo en algún lugar estratégico. Puedes poner un jarrón con alguna flor sobre el escritorio. Si no quieres estar pendiente de cambiarlas apuesta por las flores preservadas, muy duraderas pero más bonitas que las flores secas o las de plástico.

Para qué sirven las cortinas y estores

Si tienes que escoger el tipo de cortina o panel que cubrirá tus ventanas, y te proporcionará sombra, tranquilidad, y privacidad, pero no tienes ni la más mínima idea de cuál elegir, y esto se debe a que hay tantos modelos, que no te permiten decidir cuál es el ideal, presta atención.

Para que puedas seleccionar fácilmente el modelo de estor, o cortina que quieres para tu casa, primero debes saber la función que desempeña cada uno, y los tipos que existen, así no te confundirás cuando te pregunten si quieres paneles japoneses o un visillo.

Las cortinas, sirven principalmente para impedir el paso de la luz en su totalidad, como para reducir las corrientes de frío que vienen del exterior, puedes hallarlas de telas muy gruesas, y hasta con doble tela, estas son corredizas, y a la hora de querer abrirlas, debes correr la tela hacia el lado de tu preferencia.

También las hay dobles, pero básicamente todas son iguales de no ser por el estampado que llevan. A diferencia de las cortinas, los estores, sirven para dar luz a tu casa, tienen una función parecida a los visillos, que son como cortinas, pero de telas finas, que permiten el paso de la luz.

Hay estores de todos los tamaños, formas y colores, plegables de manera horizontal y vertical, como por ejemplo los siguientes.

De varillas

Es uno de los más prácticos, las varillas están posicionadas de forma horizontal, y a la hora de plegarlos, o desplegarlos, lo hacen de arriba hacia abajo

De paquete

Este es más informal, ya que se parece mucho al de varilla, pero no tiene varillas, esto hace que tenga un acabado más irregular.

Abullonado o Veneciano

Estos llevan cintas que arrugan el tejido de forma vertical, y son fabricados con telas finas y vaporosas.

Estor doble

Son dos estores que se complementan, uno con un tejido tupido, y otro con un parecido a un visillo.

Ahora ya sabes cuál es la función de cada uno, así podrás elegir el que mejor va con tus necesidades.

No gano para láminas de arte

Cuando llegué a la nueva casa me dije que había llegado el momento de decorarla un poco: “esta sí”, pensé. Llevo ya unas cuantas casas del alquiler y nunca he sido aficionado a decorarlas. Por un lado, no me gusta el abigarramiento decorativo, por llamarlo así. Fueron demasiados años viviendo en casa de mis padres, donde no había espacio que no fuera cubierto por una foto, un pañito, o una figurita. Cuando me independicé lo tenía claro con la decoración de mis casas: todo lo contrario a la casa de mis padres…

Pero tantas paredes blancas también cansa un poco, ¿no? Así es que pensé en acudir a una de mis aficiones: el arte. Y entonces busqué una tienda en la ciudad muy famosa porque venden muchas láminas de arte. Dicen que allí encuentras siempre lo que buscas. Todo entusiasmado me dirigí a la tienda.

Pocas veces en mi vida he tenido una experiencia tan nefasta en una tienda. Entre lo pequeña que era, la descomunal antipatía del propietario y los elevadísimos precios de sus láminas, cuando salí de la tienda, estuve a punto de volver a entrar para prenderle fuego, metafóricamente hablando…

Nada de láminas, pensé entonces, al menos nada de láminas de esta maldita tienda. Y fue así, caminando cabreado como encontré otra tienda en la misma calle que vendían estores fotográficos. Dicen que cuando se cierra una puerta se abre una ventana, o que no hay mal que por bien no venga. Bueno, pues todo eso sucedió. Entré en la tienda, la chica me atendió estupendamente y me pareció una opción fantástica para decorar algún espacio de mi casa.

El dormitorio es el único lugar de mi casa que tiene cortinas. El resto de ventanas de mi hogar están sin vestir. Aunque tampoco son muy fan de las cortinas ni de los estores, me parecieron una excelente idea para matar dos pájaros de un tiro. En el despacho necesitamos unas cortinas o algo que cubra las ventanas. Los estores fotográficos (con alguna referencia artística para calmar mi deseo) pueden ser una opción práctica y económica. Lo probaré.

Los mejores estores del mercado

Decorar nuestra casa es una cuestión esencial y muy importante para lograr encontrarnos completamente cómodos en nuestra propia casa y convertirla así en un hogar en el que poder vivir con toda tranquilidad. Y es que en cuestiones de decoración debemos tener en cuenta un gran número de factores como es el color de las paredes de cada una de las estancias de nuestra casa, el color de los muebles que irán en cada habitación, que deben combinar de una u otra forma con el color de las paredes, o el propio estilo de los muebles. Sin embargo, hay aspectos de la decoración de nuestro hogar que dejamos un poco olvidados ya que tendemos a centrarnos más en los aspectos mayores como los muebles o el color de las paredes y olvidamos otros objetos como son las cortinas y las persianas.

En este sentido, actualmente podemos encontrar un gran número de estilos de persianas y cortinas, desde los estilos, formas y colores más tradicionales con las persianas enrollables tradicionales, pasando por los estos japoneses y por supuesto los estores screen.

Este tipo de estores screen son ideales para la mayor parte de las ventanas de la casa, pudiendo colocarlas en las habitaciones, dormitorios, salón, en exteriores e incluso en la cocina. En el caso de colocar los estores screen en nuestra cocina nos darán un ambiente colorido en esta parte de la casa, de forma que deje pasar la luz justa pero no una luz excesiva, lo que nos permite regular la luz que queremos que entre tanto en la cocina como en la estancia en la que tengamos colocados nuestros estores screen.

Este tipo de estores screen son perfectos para cualquier estancia como ya hemos dicho porque ocupa mucho menos espacios que una cortina común. Además, al ser opacos dejan pasar menos cantidad de luz, por lo que puede hacer dos funciones en una haciendo la función de cortina y persiana de forma simultánea.