Las lonas de polietileno son un elemento imprescindible en cualquier finca o jardín durante el verano gracias a su gran versatilidad y a la gran cantidad de usos que tienen. Uno de los más habituales es utilizarlas para cubrir la piscina. En este caso se compra a medida la lona y suele anclarse a los bordes de la piscina gracias a sujeciones de goma y a ojales. Al ser una lona barata, impermeable y muy ligera, es una buena opción para cubrir la piscina cada día sin invertir mucho dinero.

Lo mismo ocurre cuando no se disfruta demasiado a menudo de una comida en el jardín y no compensa por ello comprar un toldo o una estructura permanente de cenador. Las lonas de este tipo pueden anclarse en los árboles, en el tejado de la casa o en cualquier elemento del cierre del jardín para poder crear un techo provisional que impida que de el sol. También se puede crear una estructura metálica desmontable para este fin.

De esta manera contaremos con un cenador provisional muy fácil de recoger y que no ocupará prácticamente sitio una vez retirada y doblada. Del mismo modo se puede crear con ellas una estructura que funcione como cortavientos para poder tomar el sol en el jardín. Incluso puede proteger de las miradas indiscretas y dar más intimidad.

Otro de sus usos es el de proteger todo tipo de objetos que estén en el exterior. Estas lonas pueden utilizarse para cubrir el coche si no se va a utilizar durante un tiempo y no se cuenta con un garaje o para proteger los muebles de exterior si va a llover y no tenemos tiempo de retirarlos. Así, no se estropearán si los materiales no son apropiados para el agua, pero también nos ahorraremos secarlos incluso si son de resina u otros materiales aptos.

Cuando no se cuenta todavía con un garaje o con un almacén para guardar material de jardinería y otros objetos, las lonas impermeables también valen para cubrir el cortacésped y las maquinas que se estén utilizando para la realización de diferentes trabajos.

Existen diferentes tipos de lonas de polietileno y hay que encontrar la adecuada en cada caso, ya que si se utilizan en piscinas tienen que poder resistir el cloro y las que se utilizan para el sol pueden tener una capa que ayude a que no pase el calor.