Cuando tenemos que atornillar algo a una pared, sea un mueble o sea un estante, normalmente tenemos muy en cuenta el tipo de tornillo que vamos a necesitar y la broca adecuada para hacer el agujero. Cuidamos que donde vamos a taladrar no haya cables o tuberías y escogemos un tornillo con el largo y el grosor perfectos. Pero no solemos tener tanto cuidado al elegir tacos para tornillos, siendo estos fundamentales para que la sujeción sea perfecta.

En el mercado existen diferentes tipos de tacos y comprar los adecuados es ahora más fácil que nunca. Para empezar, tienen que ser del mismo número que el tornillo que se va a usar. Y, a partir de ahí, hay que saber en qué tipo de pared se va a colocar.

Los tacos de plástico de toda la vida, los que se usaban para todas las paredes en general, presentan algunos problemas cuando se utilizan para colgar cosas con mucho peso. Para empezar el plástico es sensible al paso del tiempo, pierde fuerza, se deforma por el peso y puede acabar aflojándose por lo que no va a ser tan seguro como lo era al principio.

Los tacos modernos se adaptan a los diferentes materiales con los que están hechos las paredes y garantizan la mejor sujeción. Por ejemplo, los tacos diseñados para ladrillo están pensados para penetrar en el ladrillo hasta encontrar uno de sus huecos. Al llegar al hueco se expanden, por lo que no vuelven a salir de ahí, agarrándose a la pared del ladrillo y ejerciendo una presión mucho mayor, por lo que pueden sujetar eficientemente pesos mucho mayores que un taco simple.

Estos sistemas de sujeción del taco están pensados para los diferentes tipos de pared, por lo que es importante comprar el taco correcto para que funcione adecuadamente en la pared para la que ha sido diseñado. De esta manera, aguantará tanto peso como indique su fabricante sin problemas y te evitarás tener que volver a hacer agujeros con el paso del tiempo porque los estantes se inclinan al ceder el taco.

Lee siempre la caja del producto y podrás ver qué tipo de taco estás comprando, qué numeración tiene y para qué tipo de pared está recomendado. Descubrirás que tras las diferencias de precio, no todos son iguales, especialmente si quieres usarlos para algo que realmente pesa.