CategoríaAlimentación

LAS DIETAS MILAGRO NO FUNCIONAN

Acabo de ver en la televisión un reportaje de las dietas milagro que me ha puesto los pelos de punta. Un periodista se ha metido en la piel de una persona que encuentra una dieta milagrosa en internet y se aventuró a realizarla. La dieta consisitía en consumir al día setecientas calorías al día, eso ya me pareció bastante poco cuando lo escuché por primera vez, pero después de el reportaje no es que me pareciese poco, me pareció ridículo. El periodista hizo la dieta durante cinco días y a cada día que pasaba el periodista se daba cuenta de que se había metido sin quererlo en un problema, porque cada día tenía menos fuerzas, pero lo que sí que tenía era fuerza de voluntad, porque salía una imagen de los compañeros de trabajo del periodista haciendo una fiesta y la cara de consternación que tenía se le iba avinagrando poco a poco. Y por si fuera poco el periodista fue al gimnasio durante esos cinco días y se dió cuenta de que comiendo tan pocas calorías al día no tenía fuerzas para hacer los ejercicios, lo que me parece normal, ya que para ir a hacer ejercicios en los que tengas que hacer fuerza necesitas haber comido bien previamente. Aunque cuando era joven iba constantemente a jugar al fútbol sin comer y nunca me pasó nada, pero eso sí, cuando volvía a casa devoraba la comida que había como si no hubiese comido en días.

Las dietas milagro, estas que encuentras en internet, son en realidad un engañabobos pero hay mucha gente que está desesperada por conseguir un cuerpo mejor del que tienen. Y por desgracia siempre hay alguien que se quiere aprovechar de esta clase de gente. Existen infinidad de dietas milagro y cada año aparecen dietas nuevas, pero aún así no funcionan, seguro que entrando en centrallecheraasturiana.es encontrarás mejores consejos de alimentación. Aún así me pregunto ¿quiénes serán los lumbreras que se inventan esta clase de dietas? Supongo que serán gente que se quiere reír de los que están desesperados por adelgazar y pican como si fuesen niños.

MEJOR IR AL BAÑO DE FORMA REGULAR

Mucha gente sufre en silencio porque tiene problemas para poder ir al baño, para esa gente se le aconseja que tome mucha fibra para que les ayude en su problema. Ahora tienen otra solución con la leche asturiana fibra, la cual a parte de tener todas las virtudes y propiedades de la leche también tiene fibra para que los que sufren de este problema tengan una solución rápida y sencilla. Personalmente nunca he tenido esta clase de problema, es más tengo demasiada facilidad para ir al baño, incluso hay días que voy demasiadas veces al baño, por lo que este problema a mí me es bastante desconocido, pero tengo amigos y familiares que por desgracia sí que lo están sufriendo, aunque cada uno de ellos acaba encontrando la forma de solucionarlo de la manera que más les convenga.

 

Entiendo que este problema puede ser muy molesto, ya que hay gente que se puede pasar varios días y eso no se lo aconsejaría a nadie, yo si no voy un día al baño ya me empiezo a preocupar, pero es que estar varios días sin ir al baño no puede ser bueno para el cuerpo. Los laxantes son una solución rápida que la gente que sufre este problema puede emplear para solucionar sus problemas de vientre, aunque creo que no funcionan para todo el mundo.

Tuve una media novia que sufría de este problema, y me contaba que ni con los laxantes era capaz de ir al baño durante más de una semana, yo solo me reía y le decía que eso no podía ser normal, pero ella solo se enfadaba conmigo por no entender su problema, ¿qué culpa tendría yo? Si no quieres que se rían contigo, mejor sería que no contases esa clase de cosas.

 

Bueno, al fin y al cabo la gente que sufre este problema debe ser consciente que debe ponerle un remedio lo más rápido posible para que no vaya a más, no creo que pasar más de un día sin poder ir al baño sea bueno para nuestros cuerpos, si no podrían acabar dañando sus intestinos.

Descubre todo lo que puedes hacer con los diferentes tipos de nata

En el mercado existen al menos tres tipos de nata que se pueden comprar en todos los establecimientos: la nata líquida para cocinar, la nata líquida para montar y la nata montada. Dentro de estas variedades puedes encontrarlas también sin lactosa o bajas en grasa.

Muchas veces no utilizamos la nata adecuada para cada plato o no la usamos más por simple desconocimiento. En el club central lechera asturiana podemos encontrar muchas recetas con diferentes variedades de nata para todo tipo de platos muy sabrosos, variando así los menús diarios de la familia.

El pescado blanco combina muy bien con el sabor suave de la nata para cocinar. La merluza al horno puede hacerse con una estupenda salsa de nata que le dará un gusto cremoso y ligeramente dulce.

Las salsas de nata y queso son perfectas para acompañar a las carnes dándoles un sabor diferente al habitual. Con entrecots con salsa de queso y nata son una verdadera exquisitez para todos los que disfrutan de los lácteos.

También la pasta combina muy bien con la nata. La típica salsa carbonara se hace con nata para cocinar y es uno de los platos más famosos de la cocina italiana, siendo una receta conocida y apreciada en todo el mundo.

La nata líquida para montar se vende pasteurizada y se monta en el momento que se va a hacer el postre. Es perfecta para rellenar tartas y para todo tipo de pasteles. La que ya viene montada tiene un sabor muy similar, pero es más cómoda de usar porque viene en formato spray y solo hay que pulsar para que salga lista para tomar.

En formato spray esta nata es perfecta para adornar todo tipo de tartas porque permite realizar pequeños dibujos de una forma sencilla y sin necesidad de una manga pastelera, que sería imprescindible con la nata que se monta en casa con ayuda de una batidora.

También se encuentra a la venta la nata helada, una deliciosa manera de saborear este producto durante el verano, ya sea solo o acompañado de los helados que más nos gustan o de una sabrosa copa de frutas variadas.

La nata también puede acompañar al café ya sea como un añadido ya sea sustituyendo a la leche. Le dará mayor dulzura y cremosidad por lo que hay que añadir menos azúcar.

LA COMIDA MÁS IMPORTANTE DEL DÍA

Todo el mundo suele decir que para empezar bien el día lo mejor es un buen desayuno  completo que te dé fuerzas para llevar a cabo todas las tareas que tengas que desarrollar, ya bien sea en el trabajo o en el colegio. Pero está claro que no en todos los lugares se tienen los mismos hábitos alimenticios por lo que los desayunos son muy diferentes dependiendo en qué país te encuentres.

 

Los desayunos a los que estamos acostumbrados los españoles son muy ligeros en comparación con lo que se desayuna en otros países, en muchos países se levantan mucho más temprano para poder hacerse un desayuno con huevos, bacon, puré de patatas, todo esto aparte de las clásicas tostadas con mantequilla sin sal y el café con leche, ellos sí que deben empezar bien el día. Personalmente soy un poco perezoso por la mañana y no me apetece nada cocinar nada más despertarme, pero si me despertase y tuviese un desayuno así esperándome seguro que me lo comería encantado y estoy seguro que no soy el único que está en la misma situación, porque ya no es que sea porque soy perezoso sino que en la cultura española a la cual estamos acostumbrados a hacerlo todo rápido, mal y con prisas y es muy difícil hacernos cambiar de hábitos.

 

No quiero saber cuanto tiempo antes tienen que levantarse los americanos para poder preparar todo lo que desayunan, pero una hora por lo menos, pero quedan comidos para unas cuantas horas. Pero también tenemos que tener en cuenta que no comen a la hora de la comida como lo hacemos nosotros, ellos se toman un almuerzo ligero para poder llegar sin mucha hambre a la hora de cenar que es cuando de verdad tienen la comida más potente del día, viéndolo bien no es que lo hagamos distinto sino que tenemos culturas diferentes y costumbres diferentes, eso es todo.

 

Eso sí, cuando vayamos de viaje por estados unidos hay que tener en cuenta que hay que levantarse para tomar el desayunos, así podremos aprovechar para tener un desayuno de esos, ya que en casa lo tenemos un poco complicado.