Aunque los bancos no viven su mejor momento de popularidad, lo cierto es que son una herramienta imprescindible en la vida moderna. Si se cobra una nómina o se da de alta una línea de teléfono es necesario tener una cuenta bancaria para cobrar o para abonar recibos. Y también se necesita de un banco para obtener financiación para compras tan habituales como un coche o la casa.

Por eso, no es discutible el que hay que elegir un banco para trabajar y, partiendo de esta premisa y analizando lo que nos ofrece cada uno es fácil darse cuenta de que, realmente, no son tan iguales como puede parecer en un principio. Poco tienen que ver los grandes bancos tradicionales con sus cuentas con las nuevas firmas online, como la banca inteligente evo.

Los bancos online tienen grandes ventajas para el consumidor normal y por eso son cada vez más populares entre quienes miran con lupa dónde ingresan su dinero. Veamos las dos ventajas más importantes que nos da el ya mencionado Evo:

-La posibilidad de tener cuentas de ahorro y cuentas corrientes conectadas. Normalmente, para organizarnos bien y conseguir la máxima rentabilidad por el dinero, solemos tener una cuenta corriente para los gastos del mes y una cuenta de ahorro donde está el dinero por el que cobramos algunos intereses. El problema viene cuando un mes surge un gasto inesperado y necesitamos recurrir a los ahorros. En estos casos, el banco suele penalizarnos por retirar dinero fuera de un plazo determinado, lo que hace que tengamos que pensarlo dos veces antes de usar lo que es nuestro.

En Evo la cuenta de ahorro y la cuenta corriente están conectadas. Si hace falta dinero se traspasa sin problema y no hay penalización alguna. Del mismo modo, si al llegar a una fecha fijada de antemano hay más dinero en la cuenta corriente del que hemos marcado, lo sobrante irá a la cuenta de ahorro de forma inmediata para que comience a generar intereses.

– La ausencia de comisiones. Otra de las ventajas más importantes de Evo es que no hay comisiones tan solo cumpliendo unos requisitos muy mínimos que son fácilmente accesibles para todo el mundo. Cumpliendo estos mínimos las cuentas ya no tienen comisiones, pero además se podrán hacer transferencias gratis y tener una tarjeta de crédito y de débito por las que tampoco se va a pagar nada.