El cáncer de mama es el más habitual en las mujeres de los países desarrollados. Según datos de la Asociación Española Contra el Cáncer, una de cada ocho mujeres tendrá cáncer de mamá en algún momento de su vida, lo que explica el esfuerzo médico que se está haciendo para tratar de detectar esta enfermedad en las fases más tempranas. Como sabemos, cuánto antes se diagnostique un cáncer, más recursos existirán para curarse.

¿Qué tipo de cánceres de mama existen? Por un lado está el carcinoma canicular que es la forma más habitual en la que se presenta esta enfermedad, pero también existe el cancer de seno lobulillar, que aparecen en las glándulas productoras de leche. También está el cáncer de mama inflamatorio, una tipología menos frecuente y generalmente más agresiva y, por último, el recidivante, que es el tumor que reaparece tras un tiempo sin ser detectado.

¿Y cuáles son los mecanismos de detección que existen en la actualidad? El procedimiento más conocido es la mamografía que genera una imagen por rayos X de la mamas. Sin embargo, aunque es la prueba más aplicada, es menos certero con el cancer de seno lobulillar, por ejemplo, lo que aconseja el uso, en ocasiones, de otras pruebas complementarias. Así, puede ser necesario realizar una ecografía, una resonancia magnética o un procedimiento de biopsia para extraer tejido sospechoso.

Ni que decir tiene, que la mejor manera de detectar un cáncer de mama en cualquiera de sus tipologías pasa por seguir las recomendaciones médicas sobre pruebas periódicas. A partir de los 40 años, una mujer debe realizarse una mamografía anual, y una vez pasados los 55 años, puede hacer cada dos años. No obstante, lo adecuado es acudir a nuestro médico de cabecera y solicitar allí información más concreta ya que cada caso es diferente. Por ejemplo, si tenemos antecedentes familiares es posible que nos recomienden adelantar la mamografía anual.

Hay que tener en cuenta, también, que muchos bultos o algunos cambios en los senos no suponen tener un cáncer, pero lo más aconsejable es acudir siempre al médico ante cualquier duda.