En el mercado existen al menos tres tipos de nata que se pueden comprar en todos los establecimientos: la nata líquida para cocinar, la nata líquida para montar y la nata montada. Dentro de estas variedades puedes encontrarlas también sin lactosa o bajas en grasa.

Muchas veces no utilizamos la nata adecuada para cada plato o no la usamos más por simple desconocimiento. En el club central lechera asturiana podemos encontrar muchas recetas con diferentes variedades de nata para todo tipo de platos muy sabrosos, variando así los menús diarios de la familia.

El pescado blanco combina muy bien con el sabor suave de la nata para cocinar. La merluza al horno puede hacerse con una estupenda salsa de nata que le dará un gusto cremoso y ligeramente dulce.

Las salsas de nata y queso son perfectas para acompañar a las carnes dándoles un sabor diferente al habitual. Con entrecots con salsa de queso y nata son una verdadera exquisitez para todos los que disfrutan de los lácteos.

También la pasta combina muy bien con la nata. La típica salsa carbonara se hace con nata para cocinar y es uno de los platos más famosos de la cocina italiana, siendo una receta conocida y apreciada en todo el mundo.

La nata líquida para montar se vende pasteurizada y se monta en el momento que se va a hacer el postre. Es perfecta para rellenar tartas y para todo tipo de pasteles. La que ya viene montada tiene un sabor muy similar, pero es más cómoda de usar porque viene en formato spray y solo hay que pulsar para que salga lista para tomar.

En formato spray esta nata es perfecta para adornar todo tipo de tartas porque permite realizar pequeños dibujos de una forma sencilla y sin necesidad de una manga pastelera, que sería imprescindible con la nata que se monta en casa con ayuda de una batidora.

También se encuentra a la venta la nata helada, una deliciosa manera de saborear este producto durante el verano, ya sea solo o acompañado de los helados que más nos gustan o de una sabrosa copa de frutas variadas.

La nata también puede acompañar al café ya sea como un añadido ya sea sustituyendo a la leche. Le dará mayor dulzura y cremosidad por lo que hay que añadir menos azúcar.